Ser joven es...

Por: Eduardo Robles,

delegado de Jóvenes en Movimiento Morelos

 

Vivimos momentos de efervescencia social, económica y política en México y las juventudes somos el sector más golpeado. Nos enfrentamos a los juicios y a las posiciones que muchos han tomado como ley de nuestra existencia como jóvenes, por todos lados escuchamos que la juventud es una enfermedad que con el tiempo se cura; que somos el futuro y en él tendremos la oportunidad cuando seamos adultos; y generalmente se habla de  la homogenización del concepto de juventud encasillándonos en un modo único de vivir esta etapa de nuestra vida.

 

Construir nuevas maneras de abordar nuestra complejidad como sector es uno de los grandes retos que tenemos. Es un camino sinuoso más no imposible que no se puede elaborar desde el papel sino desde el diario acontecer, muchas veces nosotros mismos asumimos como verdad irrefutable los anteriores postulados impidiéndonos ser quienes forjemos estas nuevas miradas.

 

El estado de Morelos tiene hoy un joven dentro  de cada tres habitantes, una oportunidad clara para cuestionar los cánones gerontocráticos  que nos encuadran en una masa homogénea de maduración y acción a futuro. Este es el momento de avanzar en la organización de grupos con afinidades comunes y consolidar las identidades de las juventudes. 

 

Jóvenes en Movimiento se vuelve el punto de encuentro para las afinidades de las juventudes imprimiéndolas de la información cívica y ciudadana que les permita ejercer sus derechos en plenitud para así hacer valer cada uno de los marcos normativos que rigen la vida en sociedad. Tenemos que dejar de lado la apatía y la indiferencia para unirnos con solidaridad por nuestra causa y las causas de la gente, de este modo será nuestra generación la que rompa con la cadena del retroceso y avance en un nuevo momento para la historia.

 

Las juventudes somos los engranes que más fuerza tienen en la maquinaria social; y pocas veces empujamos con tal vigor. Dudamos de poner toda nuestra energía en la transformación de México porque no sentimos el respaldo de nadie, damos el primer paso y sentimos la tierra floja. Si somos capaces de tender una cadena de manos no habrá miedo y la tierra retumbará a nuestro paso.

 

Romper las miradas obsoletas de juventud se demuestra siendo una generación activa, no estamos enfermos estamos sanos y por nuestros cuerpos corre la sangre que alimenta el alma de nuestra tierra; no actuamos a futuro sino a presente porque juntos hacemos un mañana con oportunidades y no somos iguales porque cada uno de nosotros piensa distinto pero actuamos en comunidad.

 

Ser joven es la oportunidad de ver el sol cada mañana y encontrar en su luz una ilusión fresca que alimenta nuestro espíritu. Ser joven es estar en movimiento constante en una carrera de vida.